lunes, mayo 16, 2022

Inka Mattila, representante del PNUD en RD, señala necesidad de garantizar resiliencia ante futuras amenazas

- Publicidad -
- Publicidad -

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La pandemia reveló y disparó indicadores que ya estaban latentes en la sociedad dominicana y sacó a flote, además, los retos que aún persisten para seguir trillando el camino del desarrollo nacional.

Esta afirmación es hecha por la Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en República Dominicana, Inka Mattila, en visita al director de El Nuevo Diario, Persio Maldonado Sánchez.

Pasando revista a estos años de pandemia, Mattila señala que ese fenómeno mundial trazó desafíos en cuanto a institucionalidad, protección social a los más vulnerables, equidad de género, desocupación laboral y otros temas de igual relevancia.

A lo largo de la pandemia, dice ella, el PNUD en RD asumió la salud como prioridad máxima, priorizó también la protección a los más golpeados, destacó la institucionalidad y activó un trabajo en la parte económica, sobre todo a favor de pequeños y medianos empresarios.

Más aún: el organismo se abocó a todos los actores, sumó esfuerzos con todos; trabajando estrechamente con entidades como el Siuben, tuvo una mayor disponibilidad de estadísticas para así poder orientar la protección social de la población, sobre todo de los más vulnerables y de las mujeres en especial. El PNUD/RD ya conocía las fuerzas vivas en diferentes lugares del país, lo cual facilitó el trabajo de base social.

Según Mattila, una gran enseñanza que deja la experiencia pandémica es la necesidad de aumentar y garantizar la resiliencia para poder encarar futuras pandemias y otras amenazas.

“El primer aprendizaje era empezar a entender lo que está pasando. Empezamos a replantear toda nuestra cartera programática, aterrizamos una estrategia para el PNUD. A PNUD le dieron una responsabilidad muy importante, que era principalmente liderazgo técnico de la respuesta y recuperación dentro de la gran familia del Sistema de las Naciones Unidas. Tuvimos que estar a la altura de decir cuáles son las contribuciones que realmente son relevantes en este momento”, apunta.

Perspectiva

La representante del PNUD/RD dibuja su perspectiva: “La vuelta al futuro tiene que ser sostenible e inclusivo para aumentar la resiliencia. Tenemos que poner inclusión y sostenibilidad al centro. La pandemia no va a ser la última. Como dice nuestro último Informe, ningún país del mundo que logró desarrollo humano alto, lo hizo sin una carga y una marca muy significativa en lo que es el planeta. Eso nos pone ante las futuras amenazas, como puede ser una pandemia”.

Por cierto, la pandemia obligó a repensar y redefinir la dinámica del PNUD, no solo en el país sino también a nivel global.

Desde 2019, Mattila es Representante Residente del PNUD en el país. Ha estado en diversos países de América Latina. Es economista con un máster en Ciencias Sociales y Economía de la Universidad Helsinki (Finlandia).-

- Publicidad -

Deja un comentario

Lo mas reciente
- Publicidad -
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -
También te puede interesar
- Publicidad -spot_img